Seleccionar página

¿Llevas años pagando cada mes su tarjeta de crédito, y el saldo de la misma no baja?.

Es decir, aunque pagas lo que debes no disminuye.

Entonces tienes una tarjeta de crédito revolving.
Es decir, un tipo de tarjeta de crédito, cuya particularidad es que el pago de las compras, disposiciones en efectivo, etc. que se realicen con la misma, se aplazan. Se paga una cuota mes a mes. Por lo general pagas una cuota fija, que suele ser baja, o un porcentaje de la deuda pendiente. La realidad es que estas tarjetas funcionan como microcréditos y aplican unos intereses altísimos, entre el 20 y el 30%; y pagando una cuota baja y con unos intereses tan altos, la deuda se alarga indefinidamente y nunca baja.

Las tarjetas revolving son tarjetas de crédito que permiten financiar compras además de obtener dinero en efectivo al instante.

El principal problema de las tarjetas revolving es que el T.A.E. muy elevado, incluso superior al 27%, haciendo que los intereses que el usuario tiene que devolver por utilizar ese adelanto de efectivo sean muy altos.

¿Quién puede reclamar una tarjeta revolving?

Cualquier persona que haya solicitado una tarjeta revolving (las más conocidas son las tarjetas WiZink y las tarjetas Citibank) puede reclamar contra la entidad emisora por los posibles intereses abusivos que tienen estos productos.
Asesórate ya con uno de nuestros abogados especializado en reclamación de tarjetas revolving

¿Quieres recibir asesoramiento personalizado de forma gratuita por parte de abogados especialistas en derecho bancario?

¡Ponte en contacto con nosotros!

Escríbenos un mail, pide tu cita, y no pagues los intereses abusivos impuestos , y solicita la devolución de tu dinero indebidamente cobrado.